Entrevista a Damaris Abarca “Ajedrez por un sueño”.

Damaris Abarca González es quizás, la persona más reconocida a nivel nacional del mundo del ajedrez. Con formación en Filosofía y Derecho, es tetracampeona nacional de ajedrez, maestra, árbitro e instructora de la disciplina.

Nació en la pequeña localidad de Rosario, VI región de nuestro país. A los ocho años aprendió a jugar ajedrez mirando. Junto a su madre, padre y sus dos hermanos, pasó horas de su infancia jugando en las 64 casillas. A los 14 años se convirtió por primera vez en campeona nacional de ajedrez de Chile de su categoría. A los 20 años consiguió coronarse como la reina de ajedrez de todas las edades del país, logro que ha revalidado cuatro veces desde entonces, estando por doce años en el podio a nivel nacional, y convirtiéndose en la única persona de nuestro país en clasificar a las últimas 7 Olimpiadas Mundiales de Ajedrez de manera consecutiva. Damaris el año 2012 gana la Beca de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), ese año se convierte en Woman FIDE Master. Además, es Árbitra e Instructora FIDE. A los 28 años se convirtió en la primera mujer en asumir la presidencia de la Federación Chilena de Ajedrez. Es miembro de la Comission for Woman Chess que busca promocionar el ajedrez en las mujeres del mundo.


¿Quién es Damaris Abarca?

Una vez me hicieron esa pregunta y respondí lo mismo que responderé ahora jaja. “Que difícil hablar de lo que somos cuando lo estamos construyendo”. Pero te podría decir que soy una mujer, ajedrecista, madre que sueña con un mundo con más justicia social y con más y mejores oportunidades para aquellos y aquellas que tienen una vida con mucha desesperanza. Soy una persona que a mi corta edad he vivido muchas cosas, he tenido que sobrellevar una enfermedad crónica y degenerativa los últimos ocho años, compatibilizando eso con mi carrera como ajedrecista y ahora último como madre y como presidenta de la Federación Chilena de Ajedrez.

 

¿Cuándo y por qué decidiste dedicarte al ajedrez?

Desde que aprendí a jugar me pareció una disciplina maravillosa. Es un mundo lleno de posibilidades y un espacio especial para la creatividad y la reflexión. Fue el año 2010 cuando gané el campeonato nacional de categoría adulta, tenía veinte años y clasifiqué a jugar mi primera Olimpiada Mundial de Ajedrez en Rusia. Ese año fue maravilloso, conocí la envergadura que tiene el ajedrez como deporte a nivel mundial. Pero fue el 2012 cuando decidí dedicarme al ajedrez. Yo estudiaba Derecho en la Universidad de Chile, y además continuaba compitiendo en el ajedrez. Me detectaron Lupus Eritematosos Sistémico ese mismo año.  Gané el campeonato nacional nuevamente y clasifiqué a mi segunda Olimpiada Mundial de Ajedrez en Estambul-Tuquía. En ese campeonato obtuve mi título de Woman FIDE Master y una beca de la Federación Internacional de Ajedrez que me permitió viajar a estudiar ajedrez a Cuba y a Europa.

 

¿Qué te ha entregado el Ajedrez?

El ajedrez me ha permitido trabajar en mi personalidad e identidad, tener una visión abierta y con perspectiva de las cosas. Con el ajedrez he podido avanzar en una capacidad de concentración rápida, que me ayudó en mi etapa de estudiante y en la vida en general. Me ha regalado mis mejores amigas, y a muchos seres queridos que he conocido en Chile y en el mundo. También el ajedrez me ha dado la tremenda posibilidad de expresar ciertas opiniones o dar a conocer reflexiones en distintos medios de comunicación o revistas. Me siento muy honrada de eso, y creo que todo lo he tomado siempre con mucha responsabilidad. Me gusta pensar que de alguna manera lo que he ido recorriendo con el ajedrez, y todas estas bendiciones que me ha ido entregando, puede ser un camino que el día de mañana muchas niñas y mujeres puedan también, transitar.

 

¿Que personalidades te ha tocado conocer con el ajedrez y en qué lugares te ha tocado estar?

Con el ajedrez he conocido a muchísimas personas. Desde quienes hoy, son mis amigos y amigas más cercanas, hasta los grandes maestros y grandes maestras del tablero. Hay muchas personas que disfrutan de jugar al ajedrez, y que se dedican profesionalmente a distintas áreas de la vida. Con el ajedrez me he acercado a las artes también, a la música, a lo creativo en definitiva. He formado alianzas con otras instituciones o personas ligadas al mundo de la cultura y también del deporte.

Con el ajedrez he podido viajar por casi todo Chile, he jugado torneos, dado simultáneas, exhibiciones y charlas de ajedrez desde Arica a Punta Arenas. También he podido conocer muchos países del mundo; Bolivia, Argentina, México, Paraguay, Uruguay, Colombia, Brasil, Cuba, Perú, Estados Unidos, Noruega, Azerbajian, Georgia, Rusia, Turquía, Francia, Italia, España, y algún otro por ahí que olvido. He conocido paisajes increíbles. Jugué por tres años un torneo maravilloso que se jugaba en las montañas de Italia y de España. Cada vez que voy a participar de algún torneo internacional intento apreciar y aprender un poco de la cultura y de la identidad local también.

 

 ¿Que te hace trabajar con la Fundación ECAM?

Me siento muy identificada con la historia de la Fundación ECAM. Las personas que la componen son personas que han tenido que buscar posibilidades en la vida y que han trabajado mucho cuando las han encontrado. Siento que reflejan esa parte del ajedrez también. Ese no quedarse tranquila con una sola variante, tratar de ver una jugada más allá. Fundación ECAM además, encierra una mística muy amorosa, no de querer hacer las cosas porque sí, sino que pensando muy profundamente y poniendo en el eje central a los niños y las niñas. Hay una generosidad y empatía tremenda que se nota y trasciende. Y yo feliz de ser parte de este equipo de personas. Y agradezco igualmente la confianza de ECAM de contactarme y de poder trabajar juntos en esto que ya está naciendo “Ajedrez por un Sueño”.

 

¿Que significa para ti llevar el ajedrez a niños institucionalizados o vulnerados?

Significa seguir luchando por un mundo mejor. Por una sociedad que deje de ser extremadamente individualista y egoísta, sino que se vuelque a pensar en el otro o la otra. A sentir esa empatía tan necesaria, sobre todo por quienes más lo necesitan. Los niños y las niñas no solamente son vulnerables porque ya tienen una historia detrás, llena de carencias o de maltrato muchas veces. Sino que, además, a muchos y muchas les falta ese creer realmente en que pueden tener una historia diferente. Yo soy una convencida que el deporte puede cambiar vidas, que el deporte te enseña mucho cuando buscas ser una campeona. Al fin y al cabo, cuando quieres ser campeona, también quieres ser una mejor persona, que inspire a otros y a otras. Yo hace años entendí eso, y estoy segura que vamos a encontrar tremendos talentos con Ajedrez por un Sueño. En un hogar de menores, en una casa de menores está la próxima campeona de Chile, eso lo firmo jajaja.

 

¿Quiénes te apoyarán en llevar a cabo ajedrez por un sueño?

Tengo un equipo de personas que comparten este sentimiento de querer aportar desde nuestro lugar a los niños y las niñas. Está el Maestro Internacional de ajedrez Pablo García, ingeniero mecánico de profesión y magallánico de profesión. Una persona que tiene un tremendo sentido social y que ha trabajado en proyectos de intervención del ajedrez en sectores vulnerables. Además, es vicecampeón chileno de ajedrez y por muchos años top ten del país. Luego está la Maestra FIDE de Ajedrez María Inés Morán, psicóloga de profesión, una mujer llena de energía y de una experiencia tremenda. Campeona nacional desde la infancia y la juventud, representante chilena en sudamericanos y panamericanos.  Por último, completa el equipo la Maestra de ajedrez Gianella Luna Benalcazar, abogada. Quien es ecuatoriana, y vive en Chile hace muchos años. Vicecampeona nacional de ajedrez y una mujer que enseña ajedrez en muchos lugares, apasionada por compartir este deporte con niños y niñas.

 

Damaris, ¿Crees tú que el ajedrez transforma vidas?

El ajedrez te transforma a ti, y tú eres quien construye tu vida. Pero yo soy muy consciente de la realidad que existe, y que muchas veces, no basta con querer. Un niño o una niña puede desear con todo su corazón algo, pero si no están las condiciones sociales que le permitan a ese niño o a esa niña desplegar sus habilidades y potencialidades con libertad, con seguridad, con contención y acompañamiento, es todo mil veces más difícil. Creo que hay un rol y una responsabilidad ineludible del estado y del mundo privado. Y también un rol comunitario. Todas las personas podemos plantear posibilidades que busquen impactar a la sociedad. Y que pueden existir distintos motores que se constituyan como estrategia. El deporte en general y el ajedrez en particular pueden ser ese motor. Siempre he creído que el ajedrez además de ser un deporte extraordinario, un juego fascinante es también una herramienta pedagógica y social muy potente.

 

¿Que mensaje le puedes dar al empresariado y a la sociedad civil con respecto a este proyecto?

Los invito a sumarse, a creer, a confiar, a ponerse en el lugar del otro y la otra. A contactarse conmigo o con el equipo si es que les interesa apoyar de alguna manera. Todas y todos son bienvenidos. Al empresariado los invito a apoyar el proyecto, a echarnos una mano para sacar adelante este sueño. Mi sueño, el de la fundación ECAM y el que puede ser el sueño de un niño y de una niña que quizás nunca antes pensó si quiera en la posibilidad de ser una campeona o un campeón de ajedrez.

 

Hablemos por Whatsapp